Sabías cuál es el origen de la frase “El perro es el mejor amigo del hombre”?

¿Sabes el origen de la frase “El perro es el mejor amigo del hombre”?

image

Conocemos la frase “El perro es el mejor amigo del hombre” de toda la vida. Creemos que es un dicho popular basado en las buenas actitudes del perro, como es su amor y fidelidad hacia su familia. Pero no es más que la maravillosa conclusión de una historia que cayó en el olvido y deberíamos tener presente.

El origen de la frase “El perro es el mejor amigo del hombre” se remonta al año 1869, cuando el abogado George Graham Vest representó en un juicio a Charles Burden, el dueño de un viejo foxhoun, un perro de caza que fue asesinado a sangre fría por su vecino con varios disparos. El discurso que pronunció el abogado, donde se enmarca la frase, sirvió para que ganaran el juicio y además cambió la historia judicial de Estados Unidos en lo referente a los derechos de los animales.

Charles Burden era un granjero amante de los animales, conocido en el condado de Warrenburg (Missouri) por la admirable relación que tenía con su perro, Old Drum. A su vecino en cambio no le gustaban nada los animales y le amenazó varias veces con matar al perro. Una noche de 1869 Charles encontró el cuerpo de su perro con varios disparos en la cerca de su vecino. Ante la evidencia de lo que había ocurrido, Charles prometió a su amigo de cuatro patas hacer justicia por su muerte.

El dueño de Old Drum se presentó en la Corte de Warrensburg. Allí se rieron de él por pretender celebrar un juicio porque habían matado a su perro. Entonces, la pena máxima contra lo que hoy está considerado maltrato animal era solo de 150 dólares. Perdió el primer juicio, pero recurrió hasta que el caso llegó a la Corte del Estado.

La desventaja del granjero frente al acusado millonario, que fue representado por dos eminencias del momento, obstaculizaba que el caso saliera adelante. Charles y el coronel que le ayudó a preparar el juicio, aprovecharon la visita a Missouri de George Graham Vest, un reconocido abogado y asesor presidencial, para presentarle su caso. Vest aceptó el desafío que ningún otro abogado se había atrevido a tomar por miedo al ridículo que suponía en aquella época defender a un animal en Estados Unidos.

En 1870, un año después de lo ocurrido, al fin llegó el día de la celebración del juicio. Los abogados del acusado basaron su argumento en la pérdida económica que suponía la muerte del perro. Era justo lo que George Graham Vest esperaba escuchar. Tras reflexionar unos segundos, el abogado de Charles se levantó de su silla, y mientras caminaba de un lado a otro de la sala, habló de lo único que de verdad importaba: un perro había sido asesinado cruelmente. Como si de una película se tratara, Vest pronunció un discurso apelando a las buenas cualidades de un perro hacia su familia, la fidelidad que le guarda por siempre pase lo que pase. Sus palabras sirvieron para que ganaran el juicio, hecho que cambió también la historia judicial de los Estados Unidos respecto a los derechos de los animales. Además, hoy en las inmediaciones de la Corte de Warrensburg se levanta una estatua en recuerdo a Old Drum y esta batalla judicial que marcó un precedente.

Este fue parte del alegato que pronunció el abogado de Charles para hacer justicia por la muerte de su perro:

“Caballeros del jurado: El mejor amigo que un hombre puede tener, podrá volverse en su contra y convertirse en su enemigo. Su propio hijo o hija, a quienes crió con amor y atenciones infinitas, pueden demostrarle ingratitud. Aquellos que están más cerca de nuestro corazón, aquellos a quienes confiamos nuestra felicidad y buen nombre, pueden convertirse en traidores.

El dinero que un hombre pueda tener también podrá perderlo, volará en el momento que más lo necesite. La reputación de un hombre quedará sacrificada por un momento de locura o debilidad.Las personas están dispuestas a caer de rodillas para honrar nuestros éxitos, serán los que arrojen la primera piedra, cuando el fracaso coloque nubes sobre nuestro porvenir.

El único, absoluto y mejor amigo que tiene el hombre en este mundo egoísta, el único que no lo va a traicionar o negar, es su perro. Caballeros del jurado, el perro de un hombre está a su lado en la prosperidad y en la pobreza, en la salud y en la enfermedad. Dormirá en el frío piso donde sopla el viento y cae la nieve, sólo para estar junto a su amo.Besará la mano que no tenga comida para ofrecerle, lamerá las heridas y amarguras que produce el enfrentamiento con el áspero mundo. Si la desgracia deja a su amo sin hogar y amigos, el confiado perro solo pide el privilegio de acompañar a su amo para defenderlo contra todos sus enemigos.

Y cuando llega el último acto, y la muerte hace su aparición y el cuerpo es enterrado en la fría tierra, no importa que todos los amigos hayan partido. Allí junto a la tumba, se quedará el noble animal, su cabeza entre sus patas, los ojos tristes pero abiertos y alertas, noble y sincero, más allá de la muerte”.

Publicado desde WordPress

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s