Hasta siempre Guinness!

image

Muere Guinness , la primera perra reconocida en la Comunitat Valenciana como terapia para enfermos; un centenar de personas mejoró con ella.

Ni con linfomas por todo el cuerpo, ni a pesar de estar hasta tres días sin comer a causa de la enfermedad, ni con los rigores de una enfermedad que en un fulminante mes y medio se la llevó a la tumba… Nada impidió que Guinness siguiera hasta el último día haciendo sonreír a niños autistas, meneando el rabo ante menores con Síndrome de Asperger para enseñarles a entender las emociones, a dejarse alimentar o cepillar por pacientes con enfermedades mentales, ancianos con alzheimer o demencia senil. Así era el eterno corazón de esta labrador de cuatro años y manto dorado, la primera perra reconocida en la Comunitat por la Conselleria de Bienestar Social como animal de asistencia en la especialidad de Terapia Asistida con Animales (TAA).

«Buf…». Es lo primero que sale de la boca de Miguel Ángel Signes cuando se le pregunta que defina cómo era Guinnes. Ex guardia civil retirado, él era el timón de la perra en las terapias. Y la pionera en la disciplina ya tiene incluso heredero. Signes trabaja ahora con Eddie, el hijo de Guinness, otro labrador de siete meses, «más inquieto que su madre, pero con la misma alma de ayudar a los demás».

El legado que deja la ‘enfermera canina’ es enorme. «Habrá asistido y ayudado a mejorar a un centenar de pacientes. Su especialidad era ser terapia para pacientes con discapacidad intelectual y autismo, pero también ha asistido a niños con Síndrome de Asperger, ancianos con problemas mentales, personas con síndrome de Down, afectados de parálisis cerebral…», destaca su cuidador.

Un ángel para Aarón

Gracias a ella decenas de niños con trastornos de conducta aprendieron a decir ‘hola’ o ‘adiós’ o lograron la suficiente tranquilidad para jugar en un parque arropados por el peludo lomo de la labrador. Algo muchas veces impensable en determinados pacientes.

La fama de Guinnes y de Miguel Ángel Signes también ha traspasado fronteras. Hasta Costa Rica se fue el instructor y su perra, junto a miembros de la Asociación de Intervenciones Asistidas con Perros (AIAP), para llevarle un ángel de la guarda a Aarón Tames, un niño de ocho años con autismo. De la correa de Xena, otra labrador entrenada por el valenciano, el pequeño se abrió a una nueva vida. Signes hace su labor de manera totalmente gratuita. «Sólo queremos fomentar el altruismo. Y demostrar la grandísima labor que llevan a cabo estos perros».

Fuente: Las provincias

Publicado desde WordPress

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s