Tipos de dueñ@s que un perro no quiere tener.

Los tipos de amos que un perro no desea tener.
Hay muchas personas que aman a sus mascotas y las cuidan. Todas aunque diferentes, tienen cualidades en común.

image

Aman y respetan los animales, condenan el abuso y transmiten con su ejemplo el respeto a la vida y a los derechos de los demás.

Por otro lado, están los que nunca deberían tener un perro como mascota. Son estas personas que llevan un perro a su hogar por las razones equivocadas y con sus acciones contribuyen a la sobrepoblación, el maltrato y el abandono.

Estos son los amos que un perro no desearía tener.

El criador “wannabe”

Usa su perro solo para su beneficio económico. Su “negocio” lo mantiene en condiciones insalubres y abusa de las perras hembras sometiéndolas a múltiples partos sin descanso. No le importa a quién le vende los cachorros y no se preocupa por conocer si la persona que compra el perro será responsable con su cuidado y crianza.

El enchulao’

A este le encantan los cachorros. Cuando crecen, se le acaba el enamoramiento, los descuida y hasta los abandona. Gracias a su “enchule” por los cachorros, muchos perros viven en la calle y otros con más suerte llegan a un albergue.

El carcelero

Este vive con la creencia que los perros únicamente sirven para alertar sobre la presencia de extraños o vigilar el hogar. El que amarra un perro en el patio o lo confina a un espacio pequeño que no le permite ejercitarse y jugar, tiene en su patio a un prisionero y se convierte en su carcelero.

El ocupado

Además de sus vacunas y alimentación adecuada, un perro necesita ejercitarse, jugar y socializar. Al regresar al hogar luego del trabajo, observo a mi mascota jugando sola. Con su boca, ella misma lanza su juguete al aire y lo atrapa. Esa es su forma de comunicar que quiere juego y atención. Juego con ella hasta que se cansa. Si no lo hago, entra en su fase destructora. Por eso, muchas personas se quejan del comportamiento de su perro. No es el perro, eres tú, que no le dedicas tiempo.

El incomprendido

Este se molesta porque su perro no lo obedece o no socializa. Uno de los beneficios de entrenar a un perro con los comandos básicos de obediencia es que su comportamiento es el mejor. Un perro que obedece a los comandos, “come”, “sit”, “down” y “stay” es un perro fácil de cuidar y nunca será un problema en el hogar. Un perro obediente es una bendición. Entrenar un perro requiere dedicación y consistencia. Si no te rindes, vale la pena. Tener un perro que obedece es una bendición.

El cochino

Este no recoge los desperdicios cuando saca su perro a las áreas comunes de su residencia, parques y demás lugares públicos. Lo convierte en el perro más odiado del vecindario y sin quererlo, en blanco de ataques de personas inescrupulosas que son capaces de hacerle daño al animal. Tampoco provee los cuidados básicos como: bañarlo semanalmente, desenredarle el pelo y prevenir los parásitos internos y externos.

El egoísta

Cualquier cambio en su vida, sea mudanza, factores económicos o la llegada de un bebé, es su excusa para abandonar el perro. Este ser piensa que el perro es desechable y prefiere botarlo antes de hacer ajustes en su vida. Si tiene hijos, con su acción les da un terrible ejemplo.

Negligente

Es el que se hace de la vista larga y deja que los niños maltraten al perro. No educa, permite el abuso y promueve la conducta antisocial.

¿Conoces a alguno de estos personajes? ¿Nos falta algún perfil?.Qué opinais?

Publicado desde WordPress

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s