Un perro humanizado es un perro maleducado

La humanización del perro tiene más desventajas que ventajas, y la desventaja más grande es que al humanizar al perro le quitamos su instinto natural, los debilitamos y los desprotegemos modificando completamente su conducta.

image

Al adquirir un perro, adquirimos una responsabilidad con ellos, deben recibir nuestra atención, nuestro cariño, nuestros cuidados tanto básicos como médicos, pero también nuestra educación. Nuestros perros deben sentir que son parte de nuestra familia y nosotros parte de su manada, pero siempre un perro, no un niño. Esto no significa que no puedan vivir con nosotros dentro de la casa, sobre todo si son perros pequeños, pero con límites y sin permitirles adueñarse de nuestra casa, y eso solo depende de la educación que les demos.

Cuando humanizamos a nuestros perros tendemos a alzarlos como muestra de cariño y lejos de demostrarles cariño, los ponemos en una situación incómoda, generándoles inseguridad al levantarlos del suelo. El perro necesita sentir que sus patas tocan el suelo, es por eso que cuando los alzamos se aferran a nosotros, pegándose como lapas y en muchos casos, esa inseguridad les lleva a morder a la persona que se acerca, no por defendernos sino por defenderse ellos, por la inseguridad que les estamos generando.

Hay perros que ocupan toda una casa al no definirles las zonas para ellos. El perro es un animal territorial y debe entender que hay zonas por las que no puede pasar o en las que no debe estar, simplemente, porque es nuestro territorio, nuestra zona. Está en nosotros hacérselo entender y eso es entendible para ellos, entra dentro de su estructura mental, de lo contrario se produce el problema de dominancia en algunos perros al defender un sofá, al no dejar pasar por un sitio a su dueño o al orinar la alfombra, entre otros.

Otro problema del perro humanizado es cuando tocan el timbre de la casa o llega una visita, que no paran de ladrar hasta que son saludados o callados mil veces.

Y dejamos de último uno de los ejemplos más importante y es el de la hora de comer. Debe existir disciplina a la hora de la comida, de hecho hay perros que no tienen una hora específica para comer porque tienen el plato lleno todo el día o se da el caso de que su dueño le regala “premios” más apetitosos que su comida diaria. El perro es capaz de pasar días sin comer en espera de ese apetitoso premio, un pedazo de pan, un pedazo de carne, etc. También están los perros que piden comida todo el día, esos que ladran y ladran por comida y para no escucharlos satisfacemos su antojo reforzando la conducta. Si les damos de comer cada vez que nos piden ladrando, llegarán a ser insoportables y terminan por volvernos locos.

Un perro humanizado es un perro mal educado.

Publicado desde WordPress

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s